martes, 18 de noviembre de 2008

Hacia un despertar heroico

A principios de este mes tuvo lugar la celebración en Madrid de las III Jornadas de la Disidencia, promovidas por el Círculo de Estudios la Emboscadura. Se trata de uno de los eventos más relevantes ya no sólo en España sino en toda Europa dentro del plano cultural y político disidente, donde brilla con intensa luz la calidad de los participantes.

Alexander Kuznetsov, José Luis Jerez Riesco o Joaquim Bochaca fueron algunos de los invitados más destacados de este año, con una incesante actividad en forma de actividades, conferencias o mesas redondas que se sucedieron durante tres días, y que contaron también con un concierto protagonizado por voces femeninas; Saturnia Regna y la cantante española Mara Ros.


Además, el encuentro contó con la colocación de puestos de material de decenas de organizaciones y asociaciones distintas. A pesar de la no asistencia oficial de nuestra Asociación (nos hubiera encantado estar), nuestros fanzines pudieron obtenerse en uno de estos puestos.


Desde luego, las Jornadas de la Disidencia siguen consolidándose como un verdadero encuentro alternativo de primerísimo nivel, y al que desde aquí no podemos sino felicitar y aplaudir.

Videoforum

Finalmente, una decena de militantes y simpatizantes de la Asociación acudieron el pasado sábado al Videoforum en el que visionamos un documental sobre las mentiras de la administración norteamericana durante los últimos años y sus repercusiones en política exterior. La conclusión, desde luego, fue inequívoca. El modo en el que funciona la maquinaria institucional de los EE.UU, los altos secretos, la manipulación, las partidas presupuestarias millonarias... constituyen un entramado sumamente elaborado con el que mantener en pie ese inmenso imperio tácito que son los Estados Unidos.
Tras la cinta, mantuvimos una entretenida reunión durante la que se fijaron los objetivos para los próximos meses, que esperamos empezar a cumplir uno a uno desde ya.

sábado, 15 de noviembre de 2008

jueves, 13 de noviembre de 2008

Actualizado DevotioZine


El blog dedicado en exclusiva a Devotio Ibérica, http://devotiozine.blogspot.com

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Mini video 12-0

video

¿Dónde está el problema?

El reciente asesinato de una menor de 14 años en Barcelona o el juicio a 3 jóvenes que quemaron viva a una indigente también en esa ciudad han creado una especie de alarma ciudadana en torno al comportamiento de los más jóvenes de nuestro país.
Los psicólogos y educadores de tres al cuarto han sido raudos y veloces; con vacua palabrería de manual han divagado acerca del papel de los padres, el vacío personal y bla, bla, bla, ya se sabe.
Nosotros, que quizás estemos desposeídos de esa sensibilidad socioemocional tan refinada de psicoterapeutas, pedagogos y educadores para la ciudadanía, vemos el problema en un ámbito sencillo pero tremendamente esencial; la educación. La educación en un sentido amplio.
No ose nadie confundirse y confundirnos con el citado, por cuestión de higiene política. Pero era buena, y mucho, la idea de Sarkozy acerca de la disciplina en los colegios. Detalles como levantarse ante la llegada del profesor o utilizar un protocolo dialéctico para comunicarse con él son claves para impregnar a los jóvenes alumnos de una idea; la del respeto. Respeto por el educador, quien tiene la importantísima misión de transmitir enseñanzas vitales para el desenvolvimiento de los futuros adultos. Respeto por quien ostenta una posición de superioridad lógica y Respeto por el mayor en edad. Y así, infinidad de ejemplos más, correctamente implementados, ayudarían en mucho a mejorar la deficiente educación de nuestros jóvenes.
Ejemplos que porten valores, valores relevantes y sólidos; el esfuerzo, la importancia de superarse, de la corrección en el trato con los demás, etc. Pero más allá; el desprecio el materialismo, la comodidad o la degradación personal son esenciales para procurar jóvenes con una salud mental equilibrada.
¿Qué es lo que hace un joven medio, en cambio? Tiene una relación demasiado relajada con sus profesores, prueban el alcohol y algunas drogas, blandas sobre todo, antes de los 15, se relacionan y socializan a través de ordenadores y programas webs, su ocio se basa casi exclusivamente en la noche y las nuevas tecnologías, permanecen ajenos a las preocupaciones y problemas de su entorno, desconocen el significado de palabras como coraje, honor o entrega, manejan dinero con una mala gestión, faltan el respeto en ocasiones a sus progenitores, se entregan con desmedida a las modas...
Siendo así el comportamiento medio, no nos pueden extrañar en exceso sucesos como los degraciadamente acaecidos.
Y mientras haya gente que se empeñe en que la solución se encuentra en la Educación para la Ciudadanía, las cosas seguirán así.

Terminó el show

Se acabó el espectáculo; los mítines casi diarios, las riadas de seguidores inundando las calles con ese inconfundible estilo americano que a los europeos se nos hace casi esperpéntico y, lo más preocupante y detestable, finalizaron los programas especiales, los 10 minutos de información continuada en nuestros telediarios y las páginas exclusivas en los periódicos.
¿Se producirá ese verdadero cambio casi revolucionario que todo el oficialismo político y millones de ingenuos vaticinaban? Apostamos a que no. Así lo explicamos en un artículo hace no mucho.
Y así parecían crroborarlo los inquietantes silencios de un representante del partido demócrata a las "comprometidas" preguntas de un reportero español.
En lo que nos interesa, o más bien, en lo que a nosotros nos ha de interesar, hemos comprobado a lo largo de meses como la globalización, pese a las crisis económicas y los vaticinios necrológicos de algunos pensadores, presenta todavía una buena salud. Noticias al minuto y un ambiente electoral en las calles de países situados a miles de kilómetros del Tio Sam. Una conexión extrema. Y no sólo en el aspecto informativo; los líderes políticos españoles se daban de codazos por felicitar en primer lugar al vencedor mestizo de los comicios.
¿Reacción de nuestro Gobierno? Satisfacción absoluta; Barack es un progre a la americana y ahora nos llevaremos mejor con los Estados Unidos. Pero a nosotros lo que más nos ha inquietado ha sido el discurso de felicitación de nuestro ilustre Presidente, en el cual afirmaba que ahora le tocaba estar a Europa a la altura de las circunstancias, y responder a la señal lanzada por los norteamericanos.
Nefasto, sin duda. Y volvemos a remitirnos a otro artículo; el ocaso europeo. Europa, querido ZP, no será nada trascendente hasta que usted, sus homólogos y en general todos los europeos tomemos conciencia de que para construir nuestro futuro no tenemos que mirar a ningún otro lado. Nuestra fortaleza surgirá de la creencia férrea en un Ser europeo, en una Europa indepediente, con sus propios intereses, y alejada, cuanto más mejor, de un país que representa la antítesis de lo que ha sido, al menos hasta hace unas décadas, nuestro continente.
Terminó el show, lamentablemente, no así la estupidez.