lunes, 31 de diciembre de 2007

Permitidme tutearos, imbéciles

Reproducimos a continuación un artículo de Arturo Pérez-Reverte.


ARTURO PÉREZ-REVERTE XLSemanal 23 de Diciembre de 2007

Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros –aquí matizaré ministros y ministras– de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera. No quiero que acabe el mes sin mentaros –el tuteo es deliberado– a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas. Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana –que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural–, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña. Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones. Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente –recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española–. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos». Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p’alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo. Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio. Cuánto más peligro tiene un imbécil que un malvado.

Devotio Ibérica Nº4

Ya está disponible el cuarto número de nuestro fanzine, Devotio Ibérica. El contenido del mismo es el siguiente:

-Editorial
-Antagonismo Realista
-Militancia
-Rebelión intelectual
-Nuestro estilo
-Nacionalismo europeo: Jeunesses Identitaires
-Especial Palestina
-Colaboraciones
-Actividades

Su precio es de 1 €. Para pedidos: respuesta_joven@hotmail.com

domingo, 30 de diciembre de 2007

El "New Flame" y Gibraltar

El buque chatarrero New Flame, de bandera panameña, y que lleva más de dos meses encallado en aguas gibraltareñas, al extremo sureste de la Bahía de Algeciras, lleva vertidas en total más de 91 toneladas de carburante desde el accidente, recogidas en su mayoría de las playas algecireñas de El Rinconcillo y Getares.
Este esperpento de metal, que a duras penas consigue alzarse unos metros sobre las aguas del estrecho, se está convirtiendo en el enésimo desastre ecológico en esta Bahía, con el agravante de que la situación de desamparo para el medio marino parece tender a prolongarse como consecuencia de la absoluta ineficacia de las administraciones española y gibraltareña, amén de la soberbia incompetencia de ésta última.

Entre tiras y aflojas, y acusaciones recíprocas entre los gabinetes andaluz y gibraltareño, los días siguen pasando sin que se acuerde una solución a este grave problema, mientras las asociaciones ecologistas locales denuncian que parte de las 42.000 toneladas de metal que contenía el buque han podido comenzar a desprenderse como consecuencia del temporal vivido en la zona en los últimos días.

Pero quizás lo más flagrante del caso sea la actitud adoptada por el ejecutivo de la roca, que además de intentar calmar la situación a base de ficticios informes de "técnicos gibrlatareños", se exime de responsabilidad alguna en las consecuencias que este caso está conllevando para una bahía tan castigada como la de Algeciras. Algo verdaderamente curioso, sobre todo cuando son las aguas territoriales de Gibraltar aquellas donde el buque camina hacia el desastre. No obstante, sólo queda confiar en la lejana posibilidad que el gobierno español ejerza una presión a la altura de las circunstancias, y que el gobierno de Peter Caruana, tan presto a las mesas de negociación sobre soberanía pero sumamente lento y fantasmagórico a la hora de solventar los problemas acaecidos en su territorio, tome de una vez cartas en el asunto.


Desde Respuesta Joven lo tenemos claro, y, valga la redundancia, nuestra respuesta queda clara en la foto que acompaña.

miércoles, 26 de diciembre de 2007

Día de la Toma

Como sucede casi todos los años, los colectivos granadinos de tendencia más progresista vuelven a la carga al aproximarse el día 2 de enero. Esta vez, a través de la portavoz de Izquierda Unida en el ayuntamiento, Lola Ruíz, la propuesta ha consistido en un cambio de nombre para la centenaria celebración, que a iniciativa de estas organizaciones pasaría a denominarse "'Conmemoración del 2 de Enero: La Granada de las Culturas'. En un ejercicio de cinismo e hipocresía digno de admiración, los guardianes de la libertad reclaman un acto acorde a los hechos reales, y no alegorías cargadas de una épica nacionalista y poco creíble. Algo que no puede causar sino estupor, pues aquellos mismos que quieren acabar con mitos falsos son los que en su exposición durante rueda de prensa dan rienda suelta a su imaginación, apostando por un giro radical para una celebración centenaria (insistimos en ello), reclamando espacio para la manida idea de las tres culturas en lo que viene a ser poco menos que un orgasmo de convivencia fraternal entre diferentes culturas. Y, para evitar malinterpretaciones, citamos textualmente a la concejala:


"el 2 de enero supone, tal y como se realiza, una clara contradicción con la vocación de Granada como ciudad cultural, de encuentro entre las distintas culturas, puente de diálogo y de entendimiento entre las dos orillas del Mediterráneo".


"Se trata de asumir plenamente que en nuestra ciudad había habitantes de derecho propio desde hacía más siglos que los que actualmente llevamos desde la conquista por parte de la monarquía castellano-aragonesa"


Y, como no, aquí tenemos una ración de frases plagas de -ultra-, -neo-, nostálgicos y demás:


"una fecha clave en el calendario de los nostálgicos del franquismo, colectivos neonazis, ultrafascistas y ultracatólicos que convocan año tras año en Granada y aplauden la expulsión de los musulmanes andalusíes y los judíos sefardíes, exaltando valores que entran en contradicción con la vocación universal de esta ciudad dentro de la convivencia pacífica en una sociedad plural y democrática como la nuestra".


Todo esto, lejos de preocuparnos, no puede más que inducirnos a esbozar una sonrisa. Aquellos que hablan de adaptación a la realidad histórica, fantasean con conmemoraciones en las que todos sus deseos y aspiraciones igualitarias quedan saciadas. Quizás la Toma de Granada sea en la actualidad idealizada en parte por aquellos que la conmemoran, pero desde luego mucho más utópico e irreal es hacer creer que culturas y religiones por las que hoy en día sigue derramándose sangre en muchas partes del mundo convivieran felizmente y con un respeto absoluto hace más de V siglos. Además, tampoco deja de ser gracioso el hecho de que los que constantemente se posicionan como representantes de la voluntad popular olviden que el pueblo granadino hace 7 años dejó claro que no está dispuesto por ahora a aceptar cambios en este acto. Y así fue, cinco mil personas clamando por la recuperación tradicional de la festividad, ello por encima de diez falangistas septogenarios con cinco banderas.


Lo sentimos, pero mientras haya granadinos dispuestos a salir a la calle ese día y celebrar una festividad con un notable arraigo entre la gente de a pie, mucho nos tememos que los vivas a la ciudad, a los reyes católicos y a España seguirán escuchándose por mucho tiempo mientras vemos ondear el pendón grana.

martes, 25 de diciembre de 2007

Militancia

Durante las últimas semanas, los militantes de Respuesta Joven hemos proseguido con diversas labores de propaganda, apurando los últimos adhesivos de nuestra campaña contra la especulación financiera.
Con mucho frío, pero también con ganas y energías, es nuestra intención acabar un año y empezar otro de la mejor forma que podemos; militando.

El hogar como derecho frente a la vivienda como negocio


El último informe del Observatorio Joven de Vivienda, elaborado por el Consejo de la Juventud de España, arroja la siguiente información:

En datos correspondientes al segundo trimestre de 2007, una persona joven necesitaría para adquirir una vivienda libre en nuestro país unos ingresos mínimos anuales de 36.678,27 €, mientras que el salario medio real es de 16.225,46 €. Por tanto, debería cobrar un 126,05% más de lo que cobra para no endeudarse excesivamente en la compra de una vivienda. Por Comunidades Autónomas, en el País Vasco la diferencia entre ingresos necesarios e ingresos reales es del 179,54%, en las Illes Balears es del 176,37% y en la Comunidad de Madrid es del 173,55%. En las comunidades donde esa diferencia es menor son Extremadura (38,78%), Navarra (72,07%) y Castilla-La Mancha (78,46%).

Por eso, no nos cansaremos de repetirlo. La vivienda es un derecho que tenemos garantizado constitucionalmente, y del cual nos han desposeído en nuestras propias narices.

Frente a la estafa política, por el derecho a un hogar digno.

domingo, 16 de diciembre de 2007

sábado, 15 de diciembre de 2007

Serbia, la última batalla.


Hace apenas unos días leíamos enlos periódicos la siguiente noticia; -La UE está dispuesta a aceptar la independencia de Kósovo aún sin resolución de la ONU-. Además, poco después se afirmaba que equipos de expertos europeos ayudarían al desarrollo institucional del futuro país.

Así, entre rifas y disputas internacionales sobre cómo acabar de repartir los Balcanes, se acerca el final de la última batalla para Serbia. Sarkozy apostaba por facilitar el acceso de Serbia a la UE si ésta no ponía trabas a la independencia kosovar,mientras que Holanda exigía una persecución más intensa de las instituciones serbias para los antiguos criminales de guerra si quieren ingresar enel prestigioso club europeo. EE.UU realiza presto gestiones diplomáticas para adelantar el salto a la categoría capitalina de Pristina, siendo Rusia la única potencia que presenta algo más de oposición a este proceso, y ello por viejas alianzas. A todo esto, el Estado serbio cada vez pinta menos. Y es que poco queda hacer. Pese a la última victoria en los comicios legislativos del partido nacionalista, parece que la mayoría de lapoblación serbia se halla resignada, consciente del triste ocaso que como nación les ha tocado vivir.

En efecto, su última batalla está perdida de antemano.

Un gran ejemplo.


Con motivo de la cumbre internacional de Bali sobre medio ambiente, un encuentro que nació con la intención de ser la avanzadilla de una revisión del protocolo de Kioto, hemos tenido la oportunidad de contemplar el enésimo fracaso dela comunidad internacional en esta materia. El motivo ha venido a ser más o menos el de siempre; EE.UU no está dispuesto a reducir sus emisiones en los niveles exigidos por la UE,mientras China esgrime su derecho a contaminar al igual quelo han hecho anteriormente las grandes potencias económicas.

En medio de este fiasco-teatro, los españoles tuvimos la desdicha de sentirnos sumamente abochornados por la intervención de nuestra magnífica ministra de MedioAmbiente, la señora Cristina Narbona. En su alocución ante la cumbre, defendió el modelo de desarrollo español como ejemplo a imitar. Un modelo, según ella, en el que el progresivo crecimiento económico va acompañado de unas medidas más acordes con la conservación y respeto del entorno natural.

Y no podemos estar más de acuerdo. El gigantesco crecimiento económico a golpe de ladrillo que hemos vivido en nuestro país en los dos últimos decenios, no ha podido ser más respetuoso con nuestro entorno. Desde Mazarrón hasta el Cap de Creus no se ha producido una sola lesión al paisaje. Nuestras costas, lucen desiertas, sin grandes edificaciones a 20 mtrs. de la playa. En Carboneras, no se ha construído una mole de cemento a la que casi roza el agua de las olas. En las Baleares, ese bello entorno costero isleño no ha sido devorado por construcciones casi imposibles de chalés para nuevos ricos y actores adinerados. En Murcia, no se dedica una sola gota de agua a lujosas urbanizaciones y campos de golf. En el desierto de los Monegros, en Aragón, se va rehabilitar el entorno con 32 casinos y 200 restaurantes muy ecológicos, sin ningún tipo de impacto visual. Y así un larguísimo etcétera.

Por todo ello,no podemos más que felicitarnos.

Gran ejemplo el español, señora Narbona.

lunes, 10 de diciembre de 2007

Dignidad

Si hace poco tiempo comentábamos lo decepcionante de la respuesta que a nivel general pudo observarse en nuestro país ante uno de los mayores acontecimientos de nuestra historia reciente, y que a nuestros ojos reflejaba una triste pasividad y débil resignación de la sociedad española, hoy, tristemente, tenemos motivos para vislumbrar un poco de esperanza. Y decimos tristemente porque el desencadenante ha sido la muerte de dos jóvenes guardias civiles. Asesinados, como de costumbre, vil y cobardemente, mientras estaban desarmados. El hecho que aquí queremos resaltar, sin embargo, supone frente a ese sinsentido todo un gesto de dignidad y contundencia. Este fin de semana, más de 5.000 personas se manifestaron en El Tiemble (Ávila), localidad natal de Fernando Trapero, en lo que ha supuesto uno de los mejores ejemplos de cómo responder en la calle a terroristas y políticos. Una marcha en silencio salpicada por el colorido de cientos de banderas nacionales, cerrada con emotivos discursos de algunas de las personas más allegadas. Vivas a Fernando, a su cuerpo armado y a España concluyeron uno de ellos. Minutos más tarde, uno de los asistentes exigía ante las cámaras de televisión el cumplimiento íntegro de las penas para los terroristas, así como más hechos y menos palabras por parte de las clases dirigentes.
Ni divisiones ni enfrentamientos estúpidos, ni inútiles manos blancas, ni nada semejante. Unidad y un objetivo claro; reclamo de una justicia efectiva y dura.
Magnífico ejemplo el de este pueblo castellano.

Fernando Trapero y Raúl Centeno DEP.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Militancia

Tal y como anunciábamos en la entrada anterior, hemos iniciado una intensa campaña de denuncia de la situación de la vivienda en nuestra país. La primera acción ha consistido en una pancarta-mural de más de 35 metros con la leyenda -El hogar como derecho frente a la vivienda como negocio-. Aquí tenéis el resultado.
Próximamente completaremos con más imágenes.































































miércoles, 21 de noviembre de 2007

El hogar como derecho frente a la vivienda como negocio


Una de las aparentes ventajas de vivir en un Estado de bienestar, como es el caso español, reside en la preocupación del aparato institucional por garantizar unos niveles de vida dignos, en múltiples ámbitos, para el conjunto de sus ciudadanos. De hecho, esa preocupación queda en muchos casos codificada, registrada en las normas fundamentales que rigen la vida política, social y económica del país. Nuestra Constitución dedica a tal efecto el tercero de sus capítulos, relativo a los principios rectores de la política social y económica. En él, podemos leer dentro del artículo 47 lo siguiente; -Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación-.

Si analizamos paso por paso esta disposición pueden surgir en nosotros reacciones muy distintas, pero la más común será la de creer que nos están tomando el pelo. Y es que el incumplimiento realizado con este artículo es de principio a fin. Porque ni todos los españoles disfrutan de ese derecho, convertido a día de hoy prácticamente en privilegio, ni los poderes públicos realizan promoción alguna de envergadura, ni se establecen las normas pertinentes, ni, por asomo, se impide la especulación.

Nos encontramos ante un incumplimiento constitucional de tal envergadura que harían falta 1.000 magistrados trabajando a jornada completa y sentenciando por doquier para tratar de corregir la situación.

Porque la realidad es diametralmente opuesta a la previsión del artículo; niveles de especulación espectacularmente altos, presentes en casi todas las provincias, tramas de corrupción millonarias y, lo más importante, decenas de miles de jóvenes viviendo en pisos compartidos o con sus padres, así como familias hipotecadas a niveles insoportables durante 30 años para poder disfrutar de un techo.

Por su parte, la respuesta realizada desde el gobierno no deja lugar alguno a la esperanza; 200 euros al mes para que los jóvenes alquilen un piso. Nada de grandes políticas legislativas destinadas a regular convenientemente el uso del suelo, ni a poner fin al mal obrar de promotores y constructores. Sin embargo, el desacierto va más allá.

Nuestros compañeros de Alfonso X editaron recientemente una campaña de carteles con una consigna brillante; El hogar como derecho frente a la vivienda como negocio. Y decimos brillante no sólo por el primer impacto visual que como lema causa, sino porque en sí abarca el problema de fondo apostando simultáneamente por una solución dirigida también a la verdadera raíz del asunto.

Si contemplamos el lugar de residencia de las personas como un bien que no solamente está dentro del comercio, sino que además puede ser uno de los mejores objetos de lucro, habremos dado comienzo al sin sentido al que asistimos hoy en día. La concepción sobre esa residencia, como no puede ser de otra manera ya que a ello nos obliga el sentido común, ha de ser la de un bien comerciable, pero fundamentalmente básico y necesario. Un bien con el que si jugamos ponemos en peligro la estabilidad más elemental de miles de personas y familias. De ahí la tremenda problemática que hoy tenemos entre manos. Provocada por el ánimo de hacer fortuna principalmente de grandes y medianos empresarios, pero también de no pocos particulares, aquellos que dedican sus ahorros a adquirir una segunda o tercera vivienda para su posterior reventa, previa evaluación de su precio. He aquí el por qué de todo. La generalización del concebir la vivienda como objeto de consumo en lugar de un elemento necesario para que el conjunto de los ciudadanos puedan desarrollar una vida dentro de unos niveles dignos, es esa raíz del problema a que nos referimos. Por eso, y sobre todo, frente a eso, oponemos la concepción del hogar. Del vínculo físico que une a las personas, a las familias en las unidades más elementales dentro de la comunidad nacional. El hogar como nivel primario de la vida social, como derecho a cuyo cumplimiento está obligado el aparato estatal. Un derecho que hemos de reclamar abierta y tajantemente, porque nos están privando de él. Y que es nuestro, de todos.

Recogido en nuestra norma fundamental, pero prostituido por la clase política.

Por eso, desde la Asociación Respuesta Joven iniciaremos una serie de actividades dirigidas a denunciar la situación en esta línea, para que entre todos consigamos hacer oír nuestra voz.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Movimiento Asociacionista III

Esta es la última entrega del movimiento asociacionista. Como ya comentábamos, se trata de una aportación abierta a sugerencias, comentarios y propuestas. Por eso, si tenéis algo que decir no lo dudéis un instante.

-------------------------------¿Por qué trabajar desde asociaciones?-----------------------------------------
Las asociaciones, a la hora de desarrollar una actividad política o relacionada con esta, conllevan una serie de ventajas frente a los partidos políticos u otro tipo de organizaciones como por ejemplo los sindicatos.
La puesta en marcha de una asociación, desde el punto de vista jurídico, es mucho más simple que la de un partido. Requiere, a la hora de llevar a cabo una actividad, de un número no muy elevado de militantes, bastando tres personas para su legalización.
El hecho de no tener que concurrir a procesos electorales hace que sus objetivos sean mucho más flexibles, siendo inexistente la valoración de la actividad realizada en función de los votos obtenidos.
Su composición puede ser reducida, con pocos integrantes se pueden conseguir bastantes éxitos en el área a la que dedique su labor.
También destaca como ventaja la posibilidad de recibir subvenciones de diferentes instituciones públicas. Y es que este es un aspecto importantísimo de cara a suplir las habituales dificultades económicas de la mayoría de las organizaciones, y poder desarrollar un trabajo constante.
Añadamos a esto que creando asociaciones resulta más fácil llegar a diferentes ámbitos, esto es,
podemos diversificar el trabajo.
Así se hace posible iniciar una lucha que abarque desde el deporte a la política, pasando por la naturaleza, la cultura o la música.
--------------¿En qué consistirían y cómo funcionarían las asociaciones?---------------------------------
Financiación. Junto al habitual soporte económico basado en las aportaciones y donativos de militantes y simpatizantes, las asociaciones legales permiten como ya hemos señalado, recibir, en determinados casos y cumpliendo ciertos requisitos, subvenciones de instituciones públicas. Unas veces esas subvenciones consisten en aportaciones económicas, otras, como en el caso de las asociaciones universitarias, pueden conllevar la cesión de locales y equipamiento.
Por tanto, la estrategia en este sentido debe encaminarse de manera primordial a insistir en la concesión de las citadas subvenciones.
Al margen, y en el caso de que lo anterior no fuera posible, otra vía comúnmente utilizada consiste en la realización y venta de material propio, tal como camisetas, sudaderas, banderas, chapas etc. Esta forma de obtener recursos además de sencilla resulta práctica y muy eficaz, si bien los ingresos obtenidos con ella no serán muy elevados a menos que la tirada y venta de material también lo sea.
La fijación de una cuota periódica es un medio que conviene establecer por dos razones; primero, porque permite disponer de una cantidad fija de dinero, y segundo porque es una buena forma de contribuir a crear un cierto compromiso entre los asociados.
Lo ideal, no obstante, sería una combinación de las tres fuentes, que posibilitaría contar con una economía consolidada.
Estructura y organización. Cuanto más simple sea la estructuración y reparto de cargos, tanto mejor.
La asignación de los mismos debe hacerse únicamente en base a la capacidad que cada miembro tenga para llevar a cabo un concreta tarea, evitando que en una misma persona recaigan varias ocupaciones.
Para el caso, con existir un presidente que dirija, lleve la iniciativa y coordine la actividad, un tesorero que se ocupe de los asuntos económicos y un encargado de material y propaganda, será suficiente, ya que en la mayoría de los casos es probable que las asociaciones no cuenten con más de diez o quince miembros.

--------------¿Qué posibilidades tiene este tipo de actuación política en España?-------------------------
Decir que si hoy mismo empezamos a trabajar en la creación de una estructura asociativa, mañana disfrutaremos de un movimiento político amplio y consolodidado, puede equivaler a eso del -España va bien- del simpático José María Aznar.
Por eso conviene no engañarse. Ni España iba bien en aquel momento ni nosotros conseguiremos resultados apreciables a corto plazo.
Empezar desde cero siempre resulta difícil, y más si tenemos en cuenta el actual estado de las cosas. La precaución debe guiar todos los pasos que sa vayan dando, en el caso de que nos decidamos a andar.
Al hecho de que a día de hoy apenas existen un par de asociaciones más o menos consolidadas en la línea que nos interesa debemos añadir que la materia prima con que contamos no es excesivamente buena. El movimiento asociativo está basado más en lo cualitativo que en lo cuantitativo. Y lo malo es que en España carecemos de ambos elementos.
Sin embargo no importa. En un pueblo de Guadalajara hay un hombre que construye el solo y con sus propias manos toda una catedral, y la verdad sea dicha no le va mal del todo. Si nos comparamos con este afanoso católico septogenario, nuestra tarea es bastante más simple.
Todo se reduce a la voluntad, a las ganas de hacer un trabajo serio con que contemos.
Lo primero es hablar, debatir y pensar muy bien cómo hacer las cosas. Un planteamiento teórico previo es fundamental para el posterior desarrollo de la actividad. Dejar clara la línea política, las formas con las que se va a actuar y los objetivos reales a que se puede aspirar.
Hecho esto, podemos decir que actualmente existen cinco o seis núcleos de militantes, con un cierto recorrido y experiencia política, que pueden ser los que den los pasos iniciales para la creación de asociaciones.
Si esos núcleos deciden ponerse en marcha iniciando desde la coordinación y el contacto continuo actividades con un cierto nivel de planificación, es posible que quede sembrado el germen para la edificación de un movimiento asociacionista.
El grado de crecimiento del mismo dependerá de la calidad del trabajo realizado. Desde aquí creemos que para dar frutos, ese trabajo debe ir encaminado, de manera importante, a la formación de los militantes en una línea política seria, afianzada y actual. Con asociaciones en las que los militantes cuenten con una mentalidad consolidada y realista, pueden hacerse campañas políticas y actos de calidad, alejados de las chapuzas a las que por desgracia estamos acostumbrados. Y esa debe ser la máxima aspiración. Porque entonces, situados en ese nivel y trabajando de forma diaria, puede que no gocemos de una red de casas ocupadas, pero si será posible contar con 70 militantes coordinados y realizar uno o dos actos cada mes.

Ahora nos toca la primera fase; hablar, reflexionar y hacer propuestas. Y para ello una mesa redonda podría ser un buen paso. Si interesa, que comience el debate.

viernes, 16 de noviembre de 2007

¿La verdad?


Pocos minutos después de la lectura de la sentencia final del 11-M, cientos de titulares y noticias volaban a la velocidad de la luz desde redacciones de televisiones y periódicos a primeras planas y cabeceras de telediarios.
De entre todo ese tumulto informativo, sobresalía una idea que planeaba por la mente de muchos; se acabó.
Y es que se trataba del último paso para que de manera oficial se diera por concluída, al menos de momento y a la espera del recurso, toda acción de justicia relativa a estos terribles atentados.
Sin embargo, la sensación para algunos fue pasajera. Sólo tres condenas milenarias, unos pocos años o decenios para otros y varias absoluciones, en algunos casos como el de "El egipcio", cuando menos llamativas, sabían verdaderamente a poco, sobre todo para un grupo considerable de familiares de víctimas directas.
El tratamiento que no obstante dieron determinados medios de comunicación al hecho se alejaba sustancialmente de esta posición. Se hablaba tajantemente de -la verdad- y el -final definitivo- del 11-M. Para los informativos de La Sexta, quedaba rotundamente claro que la justicia había triunfado. Los culpables muertos en el piso de Leganés o de camino a prisión, y las víctimas correspondiente indemnizadas. Así de simple. Iñaki Gabilondo tiraba de prensa internacional para corroborar a través de la comparativa con rotativos foráneos de prestigio que todo había acabado como había de ser, con la justicia haciendo su trabajo, sin más vuelta de hoja. Aquellos veinte folios de resumen de la sentencia equivalían sin más a -la verdad-. Y que nadie ose refutar esta cuasidivina afirmación, pues será condenado al castigo de sus oídos con el descalificativo de moda entre la progresía de este país; conspiracionista.
Y aquí puntualizamos. Que no piense nadie que queremos con esto defender teorías alternativas sobre los atentados puestas de relieve por concretos periódicos y radios. Dios nos libre de entrar de fondo en esa dinámica.
Nuestra intención es más sencilla. Volviendo a los informativos de Gabilondo, y en respuesta al ya famoso interrogante sobre los autores intelectuales del atentado, el noticiero de PRISA mostró presto y veloz la opinión de un leguleyo de medio pelo, de esos que tanto abundan y más sobran en nuestro país, que decía que en la mayoría de delitos de cierta envergadura se obviaba a lo largo del proceso y en la sentencia la figura del autor intelectual. Y no habría inconveniente alguno en esta afirmación de no ser porque con ella se estaba comparando, por ejemplo, un asalto a un banco con el mayor atentado terrorista jamás vivido en Europa. Un atentado tras el que sin duda alguna están grupos con una ideología y objetivos concretos. Algo sobre lo que la investigación judicial no ha concluído nada claro. Ello, unido al hecho de que es más que respetable y legítimo dudar de que personas como un traficante magrebí amigo de la vida nocturna sea un elemento clave para la comisión del atentado, hace que esta verdad verdadera nos sepa a muy poco. Como también nos sabe a poco el monumento de Atocha o las cada vez menos concurridas conmemoraciones anuales. Es más, en general es este país aquello que encontramos desustanciado, mediocre hasta el hastío.
Un ataque con la gravedad que reportan casi 200 muertos no ha sido motivo suficiente para superar actitudes rancias y comportamientos estúpidos. Y quizás sea esta una de las pocas verdades que ha arrojado aquel desgraciado día, toda una verdadera lástima.

sábado, 20 de octubre de 2007

Do it yourself

Hazlo tú mismo. Este popular lema, muy extendido por determinadas marcas comerciales, viene como anillo al dedo para la actitud militante que desde aquí tratamos de extender. ¿Tienes buenas ideas? ¿Un mensaje que lanzar a la calle? ¿Ganas de pasar al activismo?
Entonces no esperes más. Piensa, organízate y actúa. Con una línea ideológica clara, un puñado de militantes y algo de voluntad y compromiso se pueden hacer más cosas de las que uno puede imaginar.
Si queremos avanzar, si cada día queremos poder asistir a actos con una mejor organización y leer publicaciones de una mejor calidad, no queda más alternativa que dar el paso. Un paso que apunta en una dirección clara; el crecimiento en la eficacia y la seriedad. Con un camino muy bien definido por esta consigna; IDEAS-ORGANIZACIÓN-ACCIÓN.

viernes, 19 de octubre de 2007

La infamia se repite.


Hablábamos en una entrada anterior del más que vergonzoso papel desempeñado por la comunidad internacional en el caso del genocidio camboyano efectuado por los Jemeres Rojos. Pues bien, pocos días después nos encontramos con el caso de la revuelta en Myanmar (antigua Birmania) encabezada por los monjes budistas y secundada por un contingente considerable de población civil. Revuelta apagada en apenas una semana por la Junta Militar que gobierna aquel país.
Asistimos, a través de videos de mediana calidad, en algunos casos realizados con teléfonos móviles, a una represión generalizada y desmedida de las protestas. Lo que supone una clara y evidente violación de los derechos humanos. Violación a la que la ONU y la Unión Europea no han sabido responder más que con unas tibias condenas materializadas en notas diplomáticas.
¿El motivo? Myanmar, a diferencia por ejemplo de la antigua Yugoslavia, no es un país que interese a los redentores universales de la paz y los derechos del hombre.
Además, poco se puede esperar de un ente como la ONU, en cuyo órgano decisorio supremo encontramos a un país como China, con un sistema político comunista, por el que cada año ajusticia a varios miles de personas, y una economía de mercado con fluídos intercambios comerciales con occidente.
Ahora, al igual que hace unas semanas, los infames vuelven a escena.

Movimiento Asociacionista II


Continuamos con la II parte del movimiento asociacionista.


---------¿En qué consistirían y cómo funcionarían las asociaciones?---------

El modo de funcionamiento de las asociaciones resulta idóneo para un movimiento político como el nuestro, en el que los núcleos militantes suelen ser concentrados, no muy numerosos y con una alta vinculación entre sí. La idea es que diferentes grupos de militantes creen asociaciones de manera legal, orientadas hacia un ámbito concreto para que desarrollen su actividad dentro del mismo.
La manera de llevar a cabo el trabajo es simple, y no requiere más que de la implicación y voluntad de los miembros. Basta con que para cada cierto tiempo queden fijados unos objetivos asequibles, que con el tiempo hagan posible una dinámica eficaz de trabajo. Conseguidos esos primeros objetivos, las aspiraciones deben ir aumentando conforme a las posibilidades de la asociación.
Con ello se aspira a una doble finalidad; por una parte crear un movimiento compuesto por diversidad de organizaciones que crezcan en la medida de lo posible dentro de sus limitaciones, dotándose con el tiempo de mejores medios, y por otra, que fruto del trabajo constante esos núcleos estén formados por militantes con un alto nivel de compromiso y una buena formación política.
Si, pongamos por ejemplo, un grupo de 7 militantes universitarios crea una asociación de estudiantes, celebrando reuniones semanales para la preparación de campañas en las facultades, creando propaganda propia y repartiendo entre ellos la de otras organizaciones, adquiriendo publicaciones etc. Salen una vez al mes a realizar tareas propagandísticas además de organizar pequeños actos cada dos meses, el resultado, además de una notable presencia en el mundo universitario será una fuerte conciencia militante fruto del esfuerzo continuo y la implicación de todo el grupo.
Con el tiempo, esa asociación al igual que cualquier otra, es probable que aumente su número de miembros y la importancia de sus actividades, abriendo para el nacionalismo identitario y social una vía de la que a día de hoy no dispone. Y aunque no sea así, lo peor que puede suceder es que su nombre, línea política y objetivos sean conocidos por cientos de estudiantes.
Si en vez de una asociación universitaria ponemos el ejemplo de una deportiva, sucederá lo mismo. Puede que las canchas deportivas no se llenen de cientos de jóvenes identitarios, pero si se puede conseguir que varios grupos de jóvenes apuesten por la práctica continua del deporte.
La filosofía de las asociaciones es esa. Frente a los grandes logros a que aspiran los partidos políticos, que en nuestro caso no se cumplen nunca, una asociación mide sus éxitos en un marco concreto y cerrado, pero que muchas veces resulta más práctico y efectivo.

Y es que esa diversidad de ámbitos a la que antes aludíamos; política, deporte, naturaleza, música... es uno de los mayores activos en cuanto a funcionamiento que nos puede proporcionar el hecho de trabajar como asociaciones coordinadas.
Mientras un grupo centra todos sus esfuerzos en un boletín de formación política, pudiendo dedicarle por ello un mayor tiempo, esfuerzo e inversión económica, otro grupo se ocupa de preparar salidas al campo, práctica de deportes en contacto con la naturaleza o jornadas de convicencia.
De este modo, además de que todos podrán disfrutar del boletín o las actividades al aire libre, la forma separada y exclusiva en que se han preparado ambas cosas asegura un mínimo de eficacia y buen funcionamiento.

Trabajo autónomo y coordinado. Cada asociación responde a unos fines y objetivos distintos, por lo que la manera de llevarlos a cabo variará también de unas a otras. Asimismo, la forma de hacer las cosas y la línea en que cada uno se desenvuelve es también asunto propio y forma parte de la autonomía de las asociaciones.
Cuando se habla o baraja la hipótesis de una coordinadora de asociaciones, no se quiere decir con ello que todas deban responder a un mismo patrón ideológico o tener las mismas formas.
Lejos de eso, una coordinadora de asociaciones pasa por ser únicamente el encuentro de todas ellas, en base a unos pocos puntos en común, para la realización de actividades y eventos de manera conjunta, la elaboración de publicaciones o la defensa legal cuando esta haya de tener lugar.
No es ni más ni menos que la materialización de un movimiento político en cuyo interior encontramos diferentes organizaciones, publicaciones, varias líneas ideológicas etc. Y que funciona con regularidad, agrupando a un sector de la juventud que no sólo se limita a hacer oir su voz, sino que pone en práctica sus planteamientos.
Para la coordinación entre asociaciones sobra con establecer una línea de actuación general y unos pocos puntos ideológicos, de estilo y funcionamiento que sean asumidos por todas las organizaciones participantes.

Conmemoración del 12 de octubre.

Desde Respuesta Joven llevamos a cabo una serie de actos conmemorativos para celebrar este 12 de octubre en la ciudad de Granada.
Nuestra intención era la de llevar a cabo una celebración distinta, sin grandes demostraciones públicas y encaminada de manera fundamental a la toma de conciencia. Y para ello nos pusimos a trabajar desde algunas semanas antes.

Decidimos que la conmemoración constara de varios actos, que finalmente fueron una visita cultural y la participación en la procesión cívica oficial, con depósito de una corona de flores en el monumento a Isabel y Colón, la celebración de una comida de hermandad y finalmente una conferencia en la que se tratara la temática de la identidad nacional.
Así, desde primeras horas del día 12 nos concentramos en torno al citado monumento desde donde contemplamos los actos oficiales, encabezados por las principales autoridades locales.
Posteriormente, nos desplazamos hasta la cercana localidad de Pinos Genil, donde rodeados de un bello paisaje de montaña disfrutamos de una comida típica de la zona y discutimos algunos de los temas más relevantes para la asociación y nuestra corriente política en general.
Y de ahí, a un céntrico hotel de la capital en el que se desarrolló el acto principal. Dentro de la sala de conferencias se instaló un pequeño puesto de material con fanzines, camisetas, pegatinas y carteles, siendo decorada además con posters realizados para la ocasión.
Bajo el título de -La identidad nacional frente a la sociedad global-, y presentado por un colaborador de la asociación y destacado militante social patriota granadino, uno de los responsables de la asociación ofreció una conferencia caracterizada por su énfasis y actualidad.
En ella, se instó a los asistentes a abandonar tópicos y etiquetas caducas y baratas; la defensa de las naciones y sus identidades culturales a día de hoy pasa irremediablemente por la lucha frente a los procesos económicos y políticos de interdependencia y sus nefastas consecuencias en el ámbito cultural. La sociedad global, esa que mezcla sin dificultades mezquitas y Mc´Donalds en apenas unos metros cuadrados, que aumenta sin cesar los espacios de libre comercio, que privatiza sin cesar, que uniformiza sin piedad y nos convierte en urbanitas esclavos del consumo y los vuelos baratos, es el principal y verdadero enemigo de las naciones históricas. Y ese es el mensaje que con energía lanzamos el pasado día nacional español. Un mensaje que recogieron varias decenas de jóvenes, y que esperamos hagan pronto suyo.


sábado, 29 de septiembre de 2007

Movimiento Asociacionista I

Reproducimos a continuación una parte del suplemento especial sobre el movimiento asociacionista publicado en el número 2 de Devotio Ibérica. Se trata de una pequeña aportación teórica encaminada al enriquecimiento del debate sobre las formas de participación política más efectivas para nuestro "movimiento político". De tal manera, que nos abrimos gustosamente a la recepción de cualquier comentario, crítica o sugerencia sobre el mismo. Os dejamos con él.

Movimiento Asociacionista. Devotio Ibérica Nº2

-Hemos querido en este número, dedicado de manera especial a ello, centrar la atención de todos vosotros en una forma de acción y participación política un tanto desconocida y desatendida en nuestro país.
Nuestra intención es dar a conocer y tratar en profundidad las posibilidades que encierra el movimiento asociacionista.
Creemos que el trabajo en forma de asociaciones, ya sean culturales, políticas o deportivas, pasa por ser una de las pocas vías que puede traer la regeneración, con vistas a un verdadero crecimiento, de nuestra área política. Y ello porque cuando hacemos las cosas de una manera determinada manera y no conseguimos resultado alguno, el sentido común nos obliga a dar paso a nuevos planteamientos.
Por eso nada mejor que analizar desde estas páginas una forma de militancia que en otras latitudes está consiguiendo ser altamente eficaz.
Con esta finalidad hacemos a continuación una exposición de los distintos aspectos que consideramos fundamentales para plantear un debate en torno al asociacionismo político y su posible funcionamiento en nuestro país.
----------------¿Por qué un nuevo modo de hacer política?------------------
El sector político al que a grandes rasgos pertenecemos se halla en una grave crisis desde hace años, traducida en la más absoluta falta de crecimiento.
Lo peor es que ese estancamiento, teniendo en cuenta la actividad de las principales organizaciones, no tiene visos de acabar a corto plazo.
Carecemos de partidos políticos no ya con representación institucional, sino con presencia social e implantación territorial. Su base militante es altamente volátil e inestable, siendo la mejor muestra de ello el hecho de que constantemente se crean delegaciones que desaparecen o dejan de desarrollar su actividad de la noche a la mañana.
La capacidad de novilización que poseen es muy reducida, así como sus medios económicos y comunicativos. Próximas las elecciones municipales, verdadera prueba de fuego para comprobar su capacidad de crecimiento, no existe partido alguno con perspectivas de obtener una representación aceptable.
A lo que podríamos añadir un largo etcétera. Sin embargo, no pretendemos incurrir en una mera crítica gratuita. Por encima de ello, el principal problema a nuestro juicio consiste en la falta de ideas claras.
Nadie posee una línea política claramente determinada, precedida de un análisis de las posibilidades reales con que se cuenta para crecer, desde la que se trabaje concienzudamente y sin salirse de los planteamientos que ella implique.
Esto supone, ni más ni menos, el hecho de que la vía electoral de los partidos políticos esté esterilizada a día de hoy. Y sin votos no hay nada que hacer. Por eso creemos que es necesario un nuevo modo de hacer las cosas, trabajar de forma diferente para crecer también de forma diferente, pero crecer al fín y al cabo.

------------¿Por qué trabajar desde asociaciones?---------------
Las asociaciones, a la hora de desarrollar una actividad política o relacionada con ésta, conllevan una serie de ventajas frente a los partidos políticos u otro tipo de organizaciones como por ejemplo los sindicatos.
La puesta en marcha de una asociación, desde el punto de vista jurídico, es más simple que la de un partido. Requiere, a la hora de llevar a cabo una actividad, de un número no muy elevado de militantes, bastando tres personas para su legalización.
El hecho de no tener que concurrir a procesos electorales hace que sus objetivos sean mucho más flexibles, siendo inexistente la valoración en función de los vosotos obtenidos.
Su composición puede ser reducida; con pocos integrantes se pueden conseguir bastantes éxitos en el área a la que dedique su labor.
También destaca como ventaja la posibilidad de recibir subvenciones de diferentes instituciones públicas. Y es que este es un aspecto importantísimo de cara a superar las habituales dificultades económicas de la mayoría de las organizaciones y poder desarrollar un trabajo constante. Añadamos a esto que creando asociaciones resulta más fácil llegar a diferentes ámbitos, pudiendo diversificar en alto grado el trabajo. Así se hace posible iniciar una lucha que abarque desde el deporte a la música, pasando por la naturaleza, la cultura o la música.


martes, 25 de septiembre de 2007

lunes, 24 de septiembre de 2007

Colaboración. Educación para la progresía.


EDUCACIÓN PARA LA PROGRESÍA

Con el inicio del nuevo curso escolar, parte de los estudiantes españoles tendrán una nueva asignatura en sus programas educativos. La "cosa" en cuestión se llama "Educación para la Ciudadanía", y ha sido planificada por el gobierno socialista para hacer de nuestros escolares unos futuros ciudadanos progresistas y concienciados con el ideario de nuestros actuales gobernantes . Esta afirmación no es para nada subjetiva, pues si uno observa detenidamente el temario de la asignatura, verá como en la concepción de la política, de la sociedad, de la familia, de la economía o incluso de...¡la sexualidad!, está presente el influjo ideológico del actual gobierno, que intenta edulcorarlo con las típicas dosis de pseudobondad y cara de bobo con las que nos tiene acostumbrados el inquilino de La Moncloa.
Lo cierto es que esta EPC refleja perfectamente la gran contradicción que ha arrastrado este gobierno durante toda esta legislatura:
Son laicos (o ateos) , pero esta EPC recuerda mucho a una religión cuyo Dios es el Progresismo Socialista y cuyo apóstol principal sería el inefable ZP.
Odian a muerte al Franquismo, pero el mayor parecido, salvando las distancias, a esta asignatura en la historia de la docencia en España sería la "Formación del Espíritu Nacional " que estudiaban los escolares de la época.
Predican insistentemente la "ampliación de derechos y libertades", pero nos privan del principal derecho que tiene todo hombre, como es el establecer libremente sus principios ideológicos y morales.
Por último, solamente queda exponer que si lo que de verdad quiere el gobierno es "hacer ciudadanos", como dijo la Vicepresidenta del Gobierno", el camino es otro:
- Enseñémosles a nuestros escolares la actual Constitución desde una postura
aséptica, claro está, para que conozcan la ley fundamental y la puedan juzgar con
inteligencia.
- Enseñemos conceptos básicos de derecho y el funcionamiento del Estado, para que
puedan defender libremente sus derechos y libertades.
- Enseñemos buenas dosis de Historia, para que sean conscientes de dónde proceden
hacia donde deben de caminar.
- Enseñemos Filosofía, Literatura y ...¿por qué no?, Lenguas Clásicas, para que sean
capaces de comprender los pilares básicos del pensamiento que ha guiado nuestra
civilización.
Todo eso sí es "hacer ciudadanos". Todo lo demás es "hacer borregos" que obedezcan mansamente y depositen su voto cada cuatro años.

FIRMADO: URZ

Camisetas Respuesta Joven


Ya están disponibles las primeras camisetas de la asociación. El modelo consiste en la leyenda -Respuesta Joven- en la parte delantera, -El pensamiento denegado- en la trasera.
Están realizadas en color azul oscuro con recuadros en morado.

Podéis solicitarlas a través de nuestro correo:
respuesta_joven@hotmail.com

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Infamia,simplemente.


La policía camboyana ha arrestado hoy a Nuon Chea, el considerado número 2 e ideológo de los Jemeres Rojos. Este movimiento armado de inspiración comunista, inició en 1975 uno de los regímenes más siniestros y criminales de toda la historia contemporánea. Según estimaciones de la ONU, más de 1.700.000 personas perecieron a manos de la Kampuchea Democrática, nombre oficial del estado camboyano por aquél entencones. Esto teniendo en cuenta que la población del país hace tres décadas no superaba los diez millones de habitantes.

En el periodo más sangriento del régimen Jemer, se llegó a la oficialización de la más neurótica y desquiciada política maoísta. Cualquier pequeño atisbo de no pertenencia al campesinado era motivo más que suficiente para iniciar un arresto que culminaba con una muerte más que probable.

Bien, pues a pesar de esto la comunidad internacional ha tardado casi treinta años en reaccionar de manera efectiva. Pero de poco servirá, ya que Nuon es uno de los poquísimos dirigentes Jemeres que aun sigue con vida. Y aun es más, si hiciéramos una rápida encuesta a pie de calle no tardaríamos en darnos cuenta que para la inmensa mayoría de los ciudadanos este asunto pasa desapercibido. Algo lógico si tenemos en cuenta que esta noticia ha ocupado apenas 30 o 40 segundos en los telediarios nacionales.

Enésimo ejemplo de la infamia con que se desenvuelven y actúan los justicieros universales.

Para algunos, hay crímenes que carecen de importancia.

Alfonso X


Desde Alicante, Alfonso X. Una asociación identitaria que desde hace años lleva a cabo una constante labor de lucha política, primero en el plano universitario y ahora como organización de ámbito local. Desde nuestro punto de vista, uno de los mejores ejemplos de militancia en nuestro país.


Reanudación de la actividad


Saludos:

Después de un periodo de parón, de unos veinte días, volvemos a actualizar este pequeño espacio de información y opinión. Y ello con intención de continuidad. ¿La razón de este silencio? Bien simple; nos encontramos en septiembre, mes clave para los que estudiamos.

Aparcados los exámenes, trataremos se seguir un ritmo de actualizaciones constante, con la línea que más o menos creemos que hemos dibujado a lo largo de este tiempo.


domingo, 26 de agosto de 2007

Estupidez y humor. Bendita conjugación.


Tiene que ser fantástico eso de de vivir en la necedad continua. Que la mente de uno mantenga siempre unos parámetros lineales planos, sin altibajos. Inventar un mundo profundamente simple, y acomodarse a él. Ello no puedo sino generar envidia en nosotros. Cuantos problemas, cuantas precoupaciones se ahorrarán aquellos que consigan vivir en la más absoluta estupidez.

Decía Goethe sobre esto que contra la estupidez, hasta los dioses luchan en vano. Y no le faltaba ápice alguno de razón. Quizás sea por lo que tiene de confortable el obrar como un estúpido, por el ahorro de juicio crítico sobre nuestros pensamientos y acciones.

Algunos de los que formamos esta asociación quisimos hacer un pequeño experimento sobre esta temática, si bien los resultados eran fácilmente pronosticables a priori. El mismo consistía en comprobar la reacción de los denominados "colectivos antifascistas" ante nuestra actividad propagandística. Como decimos, esa reacción era más o menos previsible. Y es que, tal y como suponíamos, la actividad "antifascista" no se caracteriza precisamente por la originalidad, ni en las formas ni en el fondo. Comprobamos que daba igual el mensaje que vertiéramos, ya fuera la exigencia del derecho a una vivienda digna o el cese de los flujos ilegales de inmigración, la crítica a la especulación bancaria o la reivindicación de una pensión digna para los taxidermistas. La respuestas apuntaban siempre en la misma dirección; el "antifascismo manda" y nosotros éramos unos racistas ignorantes. El razonamiento es simple hasta el extremo. Para los "antifascistas" cualquier consigna acompañada de algún símbolo identitario debe ser eliminada, pues no es más que una manifestación de un brote de racismo criminal. Y ello aunque se trate de lemas como "Anticapitalismo Militante", da lo mismo. Al igual que un niño de 5 años, en un acto de asociación mental básica, identifica una vacuna como algo negativo, los "antifascistas" al uso entienden igualmente que cualquier propaganda acompañada de, por ejemplo, una cruz céltica, es igualmente dañina. Aunque posteriormente la vacuna proteja al niño de la enfermedad y la normalización de la vivienda exigida en el cartel también beneficie al "antifascista". Nuestras suposiciones, por tanto, quedaron confirmadas en un alto grado. Los "antifascistas" por regla general adolecen de una grave estupidez. Pero por si las conclusiones no fueran suficientemente claras y evidentes, hemos descubierto estos días que hay sujetos que quieren ir más allá. En un alarde de indigencia mental digno de admirar, ha hecho su aparición en escena "Respuesta Anarquista Joven", grupo dedicado, como el lector imagina instantáneamente, a la lucha antifascista, concretizada en nosotros mismos. Dudoso honor que nos corresponde, el ayudar a dotar un poco de sentido la existencia de estos individuos. Y es que uno podría llegar a deseperarse, a pensar que la raza humana está fatalmente condenada. Sin embargo, conviene ahorrarse irritaciones en balde. Ante tal muestra de patanismo y ausencia aguda de discernimiento, el humor se presenta como la receta más eficaz. Nada mejor que unas buenas carcajadas entre amigos. Y es que si la risa otorga salud, estos jovenes revolucionarios nos están regalando años de vida.

Algo que no podemos sino agradecer.

Porque poca gente puede dudar ya que la actitud del "antifascismo" hoy en día camina irremediablemente hacia el ridículo más estrepitoso. Mientras vivimos procesos económicos y políticos a nivel global que cambian el mundo de una manera vertiginosa, estos grupos siguen empeñados en cazas de fantasmas que no llevan a ningún lado, en buscar esvásticas y camisas pardas debajo de las piedras. Dando lugar a un movimiento sin norte, sin esencia alguna, sin alma. Anacronismo en estado puro y duro. Aquello del "No pasarán" en un tiempo de mercados globales, de índices nikeis y Dow Jones. Así es su desdicha, el motivo de nuestra risa.

jueves, 23 de agosto de 2007

Devotio Ibérica

...Creemos, asimismo, que un hombre no debe medirse por su remuneración a final de mes o el patrimonio que posea, sino por su honor, su valentía, el amor a lo suyo y los suyos y su buena voluntad. Y esa convicción es la que nos hace despreciar a aquellos que especulan comprando y revendiendo viviendas, aprovechándose de la lamentable situación de este sector en nuestro país. Y como este, mil ejemplos más.

Frente a ello, nuestra consigna. Anticapitalismo militante, sincero y auténtico. Fundamentado en las más profundas raíces de nuestras ideas y desprovisto de la histeria ridícula de la extrema izquierda.

Un lema rotundo contra las multinacionales, los grandes bancos, los espacios de libre comercio, los lavados de cerebro consumista, la mercantilización de la enseñanza y todas aquellas organizaciones y maniobras políticas o empresariales que coarten con sus grilletes en forma de dinero la libertad de los hombres y las naciones.


Extracto de Anticapitalismo Militante. Devotio Ibérica Número 2.

Podéis solicitar cualquier número de D.I. a través de respuesta_joven@hotmail.com

miércoles, 22 de agosto de 2007

Turquía, la Unión Europea y Gaddafi.


En torno al amplio debate sobre Turquía y su factible entrada en la Unión Europea, hemos encontrado una opinión cuando menos llamativa. Se trata de un artículo Muammar Al-Gadafi, el más que controvertido y polémico lider libio. El artículo en sí se encuentra lejos de rebosar calidad o arrojar datos relevantes en lo referido a esta cuestión, pero resulta curioso que una persona situada en la latitud geopolítica de Gaddafi vierta estas impresiones. Salvando el tono mesiánico con que se excede en el último párrafo, resulta un texto interesante y entretenido.
Os dejamos con él.

lunes, 20 de agosto de 2007

Alain de Benoist


Quienes conozcan y hayan seguido mínimamente la obra política y filosófica de Alain de Benoist, prestigioso pensador francés precursor de la denominada "Nueva Derecha", habrán observado la evolución que desde hace un tiempo han experimentado sus líneas maestras de pensamiento. Ese cambio es notorio, incluso admitido por el propio autor. Hay quien hoy en día ve en él la imagen de un disidente venido a menos, un intelectual contestario domesticado con el tiempo por la fuerza de la corrección política. Otros, sin embargo, siguen considerando a Benoist un referente perfectamente válido de la escena cultural y política alternativa.

Nosotros vamos a evitar el pronunciamiento simplista. Es evidente que Alain de Benoist ha sufrido ciertos cambios en lo referente a sus convicciones, y puede que incluso haya pecado de ingenuo al intentar remodelar su imagen con ciertas afirmaciones vertidas en los últimos tiempos. Sin embargo, lo que este pensador francés puede ofrecer va mucho más allá que la mera discusión en torno a si ha caído o no en las redes de lo políticamente correcto. Benoist y su obra constituyen un verdadero referente para todos aquellos que creemos en Europa y su identidad. Un pozo del que extraer agua en abundancia. Algo que teniendo en cuenta la falta de iconos intelectuales e ideológicos a los que prestar atención en nuestro ambiente político lo hacen doblemente válido. Más allá, cada uno tendrá su propia valoración.




viernes, 17 de agosto de 2007

Poesía

EL INEFABLE GOZO
...Celebra el grande, el inefable goce
de vivir, de ser joven, de ser fuerte,

de hincar los dientes ávidos y blancos

en los más dulces frutos terrenales.

De posar las audaces, sabias manos

sobre todo lo más puro y secreto,

y de tender el arco contra todas

las presas que voraz deseo asecha.

De oír todas las músicas livianas,

y mirar, con pupilas fulgurantes,

la bella faz del mundo, como mira

un amante feliz a su adorada.

A ti el placer, ¡oh amiga!

¡A ti el ensueño!

¡Yo quiero revestirte la más roja

de las púrpuras regias, siquier tiña

su seda con la sangre de mis venas.

Yo quiero coronarte de albas rosas

para que así, transfigurada, cantes

la divina Alegría,

la Alegría,la Alegría, magnífica, invencible!


Gabrielle D´annunzio

martes, 14 de agosto de 2007

Campaña

Desde hace algunos meses, venimos desarrollando una campaña contra la especulación bancaria. Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos los españoles de a pie a día de hoy, especialmente la juventud. Esta campaña ha supuesto el inicio de lo que esperamos sea una serie centrada en la temática social, sobre todo en el ámbito de la vivienda y el abuso desde los centros de poder financiero.
Desde Resupuesta Joven creemos que el ámbito social, maltratado desde el poder y olvidado más de lo que nos gustaría por las opciones alternativas, ha de constituir uno de los ejes fundamentales de nuestra lucha y reivindicaciones.

Frente a la globalización, lucha social e identitaria.

domingo, 12 de agosto de 2007

I ragazzi di Budapest




Entre el 23 de octubre y el 10 de noviembre de 1.956 Hungría y, especialmente, Budapest fueron testigos de una de las mayores insurreciones populares de todo el siglo XX. Aquello que empezó como una protesta estudiantil terminó convirtiéndose en una verdadera revuelta popular que clamaba por la liberación de Hungría del yugo soviético. Esa protesta encabezada por estudiantes aquel 23 de octubre pasó rápido a ser una marcha populosa que se encaminó hacia el edificio del parlamento húngaro. Allí, la delegación de estudiantes fue recibida a disparos. A partir de entonces Hungría vivió durante más de un mes una impresionante lucha caracterizada por la desigualdad. Milicias populares contra tanques soviéticos.

El 10 de noviembre la revolución quedó oficialmente aplastada.


Algunos años después, militantes del Fronte della Gioventú italiano compusieron una canción homenaje a todos aquellos jóvenes combatientes húngaros que arriesgándolo todo salieron a la calle aquel otoño de 1.953 para luchar por la liberación de su pueblo.
Esa canción con el tiempo ha pasado a ser uno de los temas más versionados en la escena musical nacionalista italiana, todo un clásico con una letra dificilmente superable.

Avanti ragazzi di Budaavanti ragazzi di Pest
studenti, braccianti, operai,
il sole non sorge più ad Est.
Abbiamo vegliato una nottela notte dei cento
e più mesisognando quei giorni d’ottobre,
quest’alba dei giovan’ungheresi.

Ricordo che avevi un moschettosu portalo in piazza,
ti aspetto,nascosta tra i libri di scuola
anch’io porterò una pistola.
Sei giorni e sei notti di gloria
durò questa nostra vittoria
ma al settimo sono arrivati
i russi con i carri armati.

I carri ci schiaccian le ossa,
nessuno ci viene in aiuto
il mondo è rimasto a guardare
sull’orlo della fossa seduto.
Ragazza non dirlo a mia madre
non dirle che muoio stasera
ma dille che sto su in montagna
e che tornerò a primavera

Compagni noi siam condannati,
sconfitta è la rivoluzione
fra poco saremo bendati e
messi davanti al plotone
Compagno il plotone già avanza,
già cadono il primo e il secondofinita
è la nostra vacanza,
sepolto l'onore del mondo

Compagno riponi il fucile
torneranno a cantare le fonti
quel giorno serrate le filee
noi torneremo dai monti

Avanti ragazzi di Buda,
avanti ragazzi di Pest
studenti, braccianti e operai,
il sole non sorge più all'Est







http://www.musicalternativa.com/mp3/budapest.htm

Amour, Absinthe, Revolution



La web entre las webs disidentes...
Cultura, actualidad, arte, imagen. Una web coral a nivel europeo caracterizada por el particular estilo que le imprimen sus creadores.




viernes, 10 de agosto de 2007

El Manifiesto

Probablemente una de las mejores iniciativas culturales de los últimos tiempos. Aquí dejamos el texto íntegro del Manifiesto contra la muerte del espíritu, proyecto que a día de hoy cuenta con la edición de una revista de carácter bimestral.

MANIFIESTO CONTRA LA MUERTE DEL ESPÍRITU Y DE LA TIERRA

Lanzado por Javier Ruiz Portella con el respaldo de Álvaro Mutis

Quienes estampamos nuestra firma al pie de este Manifiesto no estamos movidos por ninguno de los afanes que caracterizan habitualmente al signatario de proclamas, protestas y reivindicaciones. El Manifiesto no pretende denunciar políticas gubernamentales, ni repudiar actuaciones económicas, ni protestar contra específicas actividades sociales. Contra lo que se alza es contra algo mucho más general, hondo… y por lo tanto difuso: contra la profunda pérdida de sentido que conmueve a la sociedad contemporánea.
Aún sigue existiendo, es cierto, algo parecido al sentido; algo que, por sorprendente que sea, aún justifica y llena la vida de los hombres de hoy. Por ello, el presente Manifiesto se alza, hablando con mayor propiedad, contra la reducción de dicho sentido a la función de preservar y mejorar (en un grado, es cierto, inigualado por ninguna otra sociedad) la vida material de los hombres.
Trabajar, producir y consumir: tal es todo el horizonte que da sentido a la existencia de los hombres y mujeres de hoy. Basta, para constatarlo, leer las páginas de los periódicos, escuchar los programas de radio, regodearse ante las imágenes de la televisión: un único horizonte existencial (si se le puede denominar así) preside a cuanto se expresa en los medios de comunicación de masas. Contando con el enfervorizado aplauso de éstas, dicho horizonte proclama que de una sola cosa se trata en la vida: de incrementar al máximo la producción de objetos, productos y esparcimientos puestos al servicio de nuestro confort material.
Producir y consumir: tal es nuestro santo y seña. Y divertirse: entretenerse en los pasatiempos (se denominan con acertado término: “actividades de ocio”) que la industria cultural y los medios de comunicación lanzan al mercado con objeto de llenar lo que, sólo indebidamente, puede calificarse de “vida espiritual”; con objeto de llenar, más propiamente hablando, lo que constituye ese vacío, esa falta de inquietud y de acción que la palabra ocio expresa con todo rigor.
A ello se reduce la vida y el sentido del hombre de hoy, la de ese “hombre fisiológico” que parece encontrar su mayor plenitud en la satisfacción de las necesidades derivadas de su mantenimiento y sustento. Resulta obligado reconocer, por supuesto, que en semejante empeño —muy especialmente en la mejora de las condiciones sanitarias y en el incremento de una longevidad que casi se ha duplicado en el curso de un siglo—, los éxitos alcanzados son absolutamente espectaculares. También lo son los grandes avances que la ciencia ha efectuado en la comprensión de las leyes que rigen los fenómenos físicos que conforman el universo en general y la tierra en particular. Lejos de repudiar tales avances, los signatarios del presente Manifiesto no podemos sino saludarlos con hondo y sincero júbilo.
Es precisamente este júbilo el que nos lleva a expresar nuestro asombro y angustia ante la paradoja de que, en el momento en que tales conquistas han permitido aliviar considerablemente el sufrimiento de la enfermedad, mitigar la dureza del trabajo, expandir la posibilidad del conocimiento (en un grado jamás experimentado y en unas condiciones de igualdad jamás conocidas): en un momento caracterizado por tan saludables provechos, resulta que es entonces cuando, reducidas todas las perspectivas al mero incremento del bienestar, corre el riesgo de quedar aniquilada la vida del espíritu.
Lo que peligra no son, salvo hecatombe ecológica, los beneficios materiales así alcanzados; lo que se ve amenazada es la vida del espíritu. Lo prueba, entre mil otras cosas, el mero hecho de que incluso se ha vuelto problemático usar el término “espíritu”. Es tal el materialismo que impregna los más íntimos resortes de nuestro pensamiento y de nuestro corazón, que basta utilizar positivamente el término “espíritu”, basta atacar en su nombre el materialismo reinante, para que la palabra “espíritu” se vea automáticamente cargada de despectivas connotaciones religiosas, si ya no esotéricas.
Se impone por ello precisar que no es la inquietud religiosa la que mueve a los signatarios del presente Manifiesto, independientemente de lo que éstos puedan considerar acerca de la relación entre “lo espiritual” y “lo divino”.
Lo que nos mueve no es la inquietud ante la muerte de Dios, sino ante la del espíritu: ante la desaparición de ese aliento por el que los hombres se afirman como hombres y no sólo como entidades orgánicas. La inquietud que aquí se expresa es la derivada de ver desvanecerse ese afán gracias al cual los hombres son y no sólo están en el mundo; esa ansia por la que expresan toda su dicha y su angustia, todo su júbilo y su desasosiego, toda su afirmación y su interrogación ante el portento del que ninguna razón podrá nunca dar cuenta: el portento de ser, el milagro de que hombres y cosas sean, existan: estén dotados de sentido y significación.
¿Para qué vivimos y morimos nosotros: los hombres que creemos haber dominado el mundo…, el mundo material, se entiende? ¿Cuál es nuestro sentido, nuestro proyecto, nuestros símbolos…, estos valores sin los que ningún hombre ni ninguna colectividad existirían? ¿Cuál es nuestro destino? Si tal es la pregunta que cimienta y da sentido a cualquier civilización, lo propio de la nuestra es ignorar y desdeñar tal tipo de pregunta: una pregunta que ni siquiera es formulada, o que, si lo fuera, tendría que ser contestada diciendo: “Nuestro destino es estar privados de destino, es carecer de todo destino que no sea nuestro inmediato sobrevivir”.
Carecer de destino, estar privados de un principio regulador, de una verdad que garantice y guíe nuestros pasos: semejante ausencia —semejante nada— es sin duda lo que trata de llenar la vorágine de productos y distracciones con que nos atiborramos y cegamos. De ahí proceden nuestros males. Pero de ahí procede también —o mejor dicho: de ahí podría proceder, si lo asumiéramos de muy distinta manera— toda nuestra fuerza y grandeza: la de los hombres libres; la grandeza de los hombres no sometidos a ningún Principio absoluto, a ninguna Verdad predeterminada; el honor y la grandeza de los hombres que buscan, se interrogan y anhelan: sin rumbo ni destino fijo. Libres, es decir, desamparados. Sin techo ni protección. Abiertos a la muerte.
Esbozar la anterior perspectiva no significa, ni que decir tiene, resolver nada. Contrariamente a todos los Manifiestos al uso, no pretende éste apuntar medidas, plantear acciones, proponer soluciones. Ya ha pasado afortunadamente el tiempo en que un grupo de intelectuales podían imaginarse que, plasmando sus ansias y proyectos en una hoja tan blanca como el mundo al que pretendían modelar, iba éste a seguir el rumbo fijado. Tal es el sueño —el señuelo— del pensamiento revolucionario: este pensamiento que, habiendo conseguido poner los fórceps del poder al servicio de sus ideas, sí logró —pero con las consecuencias que sabemos— transformar el mundo durante unas breves y horrendas décadas.
El mundo no es en absoluto la hoja en blanco que se imaginaban los revolucionarios. El mundo es un fascinante y a veces aterrador libro trenzado de pasado, enigmas y espesor. No pretenden pues los firmantes del presente Manifiesto plasmar ningún nuevo programa de redención en ninguna nueva hoja en blanco. Pretenden ante todo, y ya sería mucho, conglomerar voces unidas por un parecido malestar.
Ya sería mucho, en efecto: pues lo más curioso, por no decir lo más inquietante, es que semejante malestar no haya encontrado hasta la fecha ningún auténtico cauce de expresión. Aún más angustioso que la propia muerte del espíritu, es el hecho de que, salvo algunas voces aisladas, dicha muerte parece dejar a nuestros contemporáneos sumidos en la más completa de las indiferencias.
Por ello, el primer objetivo que se propone este Manifiesto es el de saber en qué medida tales reflexiones son susceptibles de suscitar un mínimo, mediano o (acaso) amplio eco. A pesar del pesimismo que embarga a este Manifiesto, late en él la descabellada esperanza de pensar que no es posible que sólo algunas voces aisladas se alcen a veces para oponerse al sentir que caracteriza a nuestro tiempo. En la medida en que dicho sentir siga siendo dominante, es evidente que inquietudes como las aquí expresadas sólo podrán plasmarse en un grito, en una denuncia. Esto es obvio. Pero no lo es el que semejante grito no figure siquiera inscrito en aquel talante crítico, impugnador y transgresor, que tanto había caracterizado a la modernidad, al menos durante sus inicios. Como si todo fuera de lo mejor en el mejor de los mundos, casi nada queda de aquella actitud crítica: lo único que hoy mueve a la protesta son las reivindicaciones ecologistas (tan legítimas como encerradas, las más de las veces, en un chato materialismo), a las que cabría añadir los restos de un comunismo igual de materialista y tan trasnochado que ni siquiera parece haber oído hablar de los crímenes que, cometidos bajo su bandera, sólo son equiparables a los realizados por el otro totalitarismo de signo aparentemente opuesto.
Desvanecido el talante inquieto y crítico que honró antaño a la modernidad, entregado nuestro tiempo a las exclusivas manos de los señores de la riqueza y del dinero —de ese dinero cuyo espíritu impregna por igual a sus vasallos—, sólo queda entonces la posibilidad de lanzar un grito, de expresar una angustia. Tal es el propósito del presente Manifiesto, el cual, además de lanzar dicho grito, también pretende posibilitar que se abra un profundo debate. Ni que decir tiene que tanto las cuestiones explícitamente apuntadas aquí, como las muchas otras que éstas implican, no pueden encontrar su cabal expresión en el breve espacio de un Manifiesto. Por ello, ya se verían abundantemente colmados los propósitos de éste, si a raíz de su publicación se abriera un debate en el que participaran cuantos se sintieran concernidos por las inquietudes aquí esbozadas.
Apuntemos tan sólo algunas de las cuestiones en torno a las cuales podría lanzarse tal debate. Si “el tema de nuestro tiempo”, por parafrasear a Ortega, no es otro que el constituido por esta profunda paradoja: la necesidad de que se abra un destino para los hombres privados de destino y que han de seguir estándolo; si nuestra cuestión es la exigencia de que se abra un sentido para un mundo que descubre —aunque encubierta, desfiguradamente— todo el sinsentido del mundo; si tal es, en fin, nuestro “tema”, la cuestión que entonces se plantea es: ¿mediante qué cauces, a través de qué medios, de qué contenido, de qué símbolos, de qué proyectos… puede llegar a abrirse semejante donación de sentido?
La anterior paradoja —disponer y no disponer de destino; afirmar un sentido establecido sobre el sinsentido mismo del mundo—; todo este arriesgado pero enaltecedor ejercicio de equilibrio sobre el abismo, todo este mantenerse en la movediza “frontera” que media entre la tierra firme y el vacío: ¿no se parece todo ello al abismo, a la paradoja misma del arte: del verdadero arte, del que nada tiene que ver con el entretenimiento que se vende hoy bajo su nombre? “Tenemos el arte para no perecer a causa de la verdad”, es decir, de la racionalidad, decía Nietzsche. Quizá sí, quizá sea el arte lo que pudiera sacar al mundo de su abulia y torpor. Para ello, haría falta desde luego que la imaginación artística recobrara nuevo impulso y vigor. Pero ello no bastaría. También haría falta que, dejando de ser tanto un entretenimiento como un mero ornamento estético, el arte recuperara el lugar que le corresponde en el mundo; pasara a ser asumido como la expresión de la verdad que el arte es y que nada tiene que ver con la mera contemplación efectuada por un ocioso espectador.
Ahora bien, ¿es ello posible en este mundo en el que no sólo la banalidad y la mediocridad, sino la fealdad misma (fealdad arquitectónica y decorativa, fealdad vestimentaria y musical…) parece estar convirtiéndose en uno de sus ejes centrales? ¿Es posible esta presencia viva del arte en un mundo dominado por la sensibilidad y el aplauso de las masas? ¿Es posible que el arte se instale en el corazón del mundo sin que reviva —pero ¿cómo?— lo que fue durante siglos la auténtica, la vivísima cultura popular? Dicha cultura ha desaparecido hoy, inmolada en el altar de una igualdad que mide a todos por el mismo rasero, que impone a todos la sumisión a la única cultura —la culta— que nuestra sociedad considera posible y legítima. ¿No es pues la cuestión misma de la igualdad —la de sus condiciones, posibilidades y consecuencias— la que queda de tal modo abierta, la que resulta ineludible plantear?
Esbocemos una última cuestión, quizá la más decisiva. Toda la desespiritualización aquí denunciada está íntimamente relacionada con lo que cabría denominar el desencanto de un mundo que ha realizado el más profundo de los desencantamientos: ha aniquilado a las fuerzas sobrenaturales que, desde el comienzo de los tiempos, regían la vida de los hombres y daban sentido a las cosas. No hace falta insistir en la necesidad de dicho desencantamiento para explicar los fenómenos físicos que conforman el universo. Imprescindibles resultan para ello las armas de una razón cuyas conquistas materiales (tanto teóricas como prácticas) están sobradamente probadas. Ahora bien, ¿no son estas mismas armas y estas mismas conquistas las que lo pervierten todo, cuando, dejando de aplicarse a lo material, intentan dar cuenta de lo espiritual? ¿No es el poder de la razón el que lo reduce todo a un mecánico engranaje de causas y efectos, de funciones y utilidades, cuando pretende encarar la significación del mundo, cuando intenta enfrentarse al sentido de la existencia? El fondo del problema, ¿no estriba en este desmesurado poder que se ha atribuido el hombre al proclamarse no sólo “dueño y señor de la naturaleza”, sino también dueño y señor del sentido? Sólo gracias a la presencia del hombre, es cierto, surge, se dispensa esta “cosa”, la más portentosa de todas, a la que denominamos sentido. Pero de ello no se deriva en absoluto que el hombre disponga del sentido, sea su dueño y señor, domine y controle un misterio que siempre le trascenderá.
Semejante trascendencia no es en el fondo otra cosa que lo que, durante siglos, se ha visto expresado bajo el nombre de “Dios”. Enfocar las cosas desde tal perspectiva, ¿no equivale pues a plantear —pero sobre bases radicalmente nuevas— la cuestión que la modernidad había creído poder obviar para siempre: la cuestión de Dios?
Dejemos abierta, al igual que las anteriores, esta última cuestión: la de un insólito dios (quizá conviniera por ello escribir su nombre con minúscula), la cuestión de un dios que, careciendo de realidad propia —no perteneciendo ni al mundo natural ni al sobrenatural—, sería tan dependiente de los hombres y de la imaginación como éstos lo son de él y de ésta. ¿A qué mundo, a qué orden de realidad podría pertenecer semejante dios? No podría desde luego pertenecer a ese orden sobrenatural cuya realidad física hasta ha sido desmentida… por Su Santidad el Papa, quien en julio de 1999 —pero nadie se enteró— afirmaba que “el cielo […] no es ni una abstracción ni un lugar físico entre las nubes, sino una relación viva y personal con Dios”. ¿Dónde puede morar dios, en qué puede consistir la naturaleza divina, si ningún lugar físico le conviene, si sólo de una “relación” se trata? ¿Dónde puede morar dios, sino en este lugar aún más prodigioso y maravilloso que está constituido por las creaciones de la imaginación?
Plantear la cuestión de dios no es otra cosa, en últimas, que plantear la cuestión de la imaginación, interrogarnos sobre su naturaleza: la de esa fuerza que, a partir de nada, crea signos y significaciones, creencias y pasiones, instituciones y símbolos…; esa fuerza de la que quizá todo dependa y de la que el hombre moderno, como no podía ser menos, también se pretende dueño y señor. Así lo cree este hombre que, mirando con condescendiente sonrisa a los signos y símbolos de ayer o de hoy, exclama burlón: “¡Bah, sólo son imaginaciones!”, mentiras, pues.e carácter trimestral.